http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/17/solidaridad/1292581670.html

Egipcias en el taller de reciclaje de ordenadores. | Francisco Carrión
Egipcias en el taller de reciclaje de ordenadores. | Francisco Carrión

Efe | El Cairo

En el humilde barrio de los basureros de El Cairo, las mujeres se han convertido en auténticas profesionales de la informática que destripan viejos ordenadores y arman nuevos equipos para mejorar los ingresos de sus hogares.

“Queremos lograr que ellas dependan de sí mismas y sepan relacionarse con la tecnología porque quien no sabe usarla es un analfabeto”, explicó uno de los responsables de un proyecto con mujeres de basureros, Ehab Nasr, de la asociación de servicios ambientales ‘El espíritu de la juventud’.

Protegidas con guantes y provistas de alicates y destornilladores, diez mujeres diseccionan discos duros y unidades de CD para ayudar a la economía familiar, resentida aún por el sacrificio de 350.000 cerdos en abril del 2009 para evitar la propagación de la gripe A.

Y es que la decisión gubernamental, según Nasr, obligó a buscar otras fuentes de ingresos a muchas de las familias de los “zabalín” (recolectores de basura, en árabe) que se dedicaban a la crianza de cerdos entre toneladas de residuos, en las faldas de la montaña de Muqatam, en el este de la capital egipcia.

Con el objetivo de lograr un nuevo empleo a partir de lo único que les sobra, la basura, las mujeres participan desde hace un año en un programa de formación de la asociación de Nasr para reciclar desechos electrónicos y reparar viejos ordenadores.

Una de las alumnas es Orin Hanna, una joven casada de 27 años y con dos hijos, que señaló satisfecha que el taller, al que asiste tres días a la semana, no le “roba mucho tiempo” y le permite llevar a casa una pequeña ayuda económica.

“Ahora sólo ganamos cien libras (17 dólares) cada tres meses. Esperamos que el proyecto crezca y que los ingresos mejoren”, aseguró esta cristiana, maquillada y acicalada con llamativos pendientes, mientras desmonta un lector de CD-ROM.

Los raquíticos beneficios económicos que proporciona el proyecto se debe, a juicio de Nasr, a que “los equipos reciclados se venden a los vecinos del barrio para lograr que conozcan las nuevas tecnologías”.

Colaboración externa

Algunas empresas egipcias donan a la asociación aparatos electrónicos obsoletos, que una vez reparados, “se venden a precios bajos”, apuntó Nasr, rodeado de cables, pantallas, impresoras y cientos de discos.

Así han llegado hasta el humilde local de esta organización, ubicado en un sombrío callejón repleto de moscas y contenedores de basura, “equipos estropeados o que funcionan con versiones de ‘Windows’ muy viejas”, detalló Nasr, quien subrayó que ahora la gente les busca para enviarles ordenadores antiguos.

En su opinión, “la fiebre por el portátil y la moda de las pantallas planas” han contribuido a aumentar las donaciones de un programa que, apoyado por la Fundación del creador de Microsoft, Bill Gates y su esposa Melinda, trata de “descubrir las habilidades de las jóvenes”.

“El desarrollo de la mujer es, junto al de los niños, uno de los objetivos de este siglo”, agregó Nasr.

Un desafío no exento de dificultades como la de otra de las participantes, Sohag Kamel, de 29 años, que no sabía inglés, el idioma usado en las indicaciones de todos los dispositivos.

“Siempre preguntaba al profesor y después iba a casa para aplicar lo que aprendía. Ahora ya puedo reparar mi propio equipo”, confesó orgullosa.

Entre bromas y distendidas discusiones, la mujeres hacen funcionar un engranaje que, según Kamel, se inicia con el examen del equipo y la decisión de repararlo o desarmarlo para vender sus piezas.

El responsable de la ONG añadió que han agudizado el ingenio para, por ejemplo, aprovechar los numerosos monitores que se apilaban en un rincón, que han sido reciclados como televisores.

La iniciativa, que aspira a emplear a unas 70 vecinas del barrio, “tiene futuro porque siempre habrá equipos obsoletos y la tecnología avanza de tal manera que terminaremos desprendiéndonos del papel”, vaticinó Nasr.

La esencia del reciclaje continúa extramuros del taller, donde la noche cae sobre las calles sin asfaltar del barrio, iluminadas por el pobre resplandor que llega de las casas, en las que niños y adultos separan residuos y desguazan viejos electrodomésticos.

Las mujeres, damas de la basura electrónica de El Cairo

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: