Archivo de la etiqueta: Apple

How effective are Apple’s recycling programs?

http://www.macworld.com/article/2068823/how-effective-are-apples-recycling-programs.html?utm_content=bufferb21e7&utm_source=buffer&utm_medium=twitter&utm_campaign=Buffer

By , Macworld
  • Dec 11, 2013 3:40 AM
junkyard planet cover

Apple has made much of how green its business is. But how green is it really? In this excerpt from his book Junkyard Planet (Bloomsbury Press, $26), writer Adam Minter takes a look.

As I write, there’s an iPhone 4s sitting on the desk beside me. It’s a fine phone, capable of far more than I need, but like high-end consumers everywhere, I’m aware that there’s a newer, better phone out there: the iPhone 5s. Whether I need the upgraded iPhone or not (and I really don’t), I want the upgraded iPhone. However, I’m restrained by two considerations. First, it’s an expensive device; and second, I’m intimately aware of the environmental costs associated with manufacturing new electronics and disposing of old ones.

Does it really help?

Apple doesn’t appear to spend much time worrying about complaints regarding its pricing policies, but complaints about its environmental footprint have been a corporate priority for years. Indeed, to its credit, Apple has been at the forefront of technology industry efforts to use fewer, and greener, materials in the construction of electronic devices. Even better, Apple is apparently making an effort to refurbish on its own and, when necessary, recycle the products that it manufactures.

Sigue leyendo

Etiquetado , ,

Niños de 13 años trabajan 16 horas al día por 70 centavos de dólar para fabricar el iPhone

http://revoluciontrespuntocero.com/pulsociudadano/ninos-de-13-anos-trabajan-16-horas-al-dia-por-70-centavos-de-dolar-para-fabricar-el-iphone/

Niños de 13 años trabajan 16 horas al día por 70 centavos de dólar para fabricar el iPhone

iphone 5

 

Empresa mantiene a sus obreros en condiciones laborales despiadadas que hacen posible la riqueza de Apple y, de paso, la suya propia, en una cadena de infortunios que es, sin embargo, total y cruelmente racional y premeditada.

Apple es, por mucho, una de las empresas más interesantes de los últimos años. No solo por los dispositivos que ha puesto en el mercado, atractivos en sí, sino por el aura que ha sabido imponer sobre sus productos, una inexplicable pátina de prestigio y lujo que, según parece, viene incluido en el precio que los consumidores pagan cuando adquieren un iPod, un iPhone, un iPad o lo que sea que, entusiasmados, llevan a sus casas u oficinas, en el bolsillo o en el portafolios, cuando deciden cambiar su dinero por un producto Apple.

Y quizá sea este brillo un tanto irreal el que oculta a dichas personas las condiciones atroces en que se fabrican sus queridos aparatos, las brutales condiciones laborales que hacen posible el sueño del gadgety la distinción.

Aquí es donde se produce la mayor parte de estos dispositivos, es, dentro de la podredumbre que rodea este sistema, el mejor ejemplo de dicha realidad. Ahí es donde se asienta Foxconn, la compañía que fabrica los iPhone y el iPad para Apple, así como otros dispositivos para otras empresas. Su planta laboral es de casi 430,000 personas, de las cuales al menos un 5% no alcanza el límite de edad legalmente aceptado para trabajar, obreros de 14, 13 e incluso 12 años laboran a la par de otros mucho más viejos, digamos, puliendo el cristal de los iPhone.

De acuerdo con una de estas obreras, a Foxconn no le importa la edad de quienes están a su servicio, pero cuando una inspección oficial se avecina, la empresa esconde por un tiempo a aquellos obreros que se vean demasiado jóvenes y los sustituye por otros con apariencia de adultos. La empresa sabe, por supuesto, la fecha en que estas revisiones se efectúan.

Sobrios y vastos salones colmados de decenas de miles de obreros, trabajando al unísono, monótona, mecánicamente, sin pausas ni distracciones, puestos los ojos, las manos, la atención en la repetición infinita de la tarea asignada. 8 horas al día que se extienden a 12 que se extienden a 16 cuando hay que fabricar un nuevo gadget que las multitudes impacientes están ansiosas de poseer —productos que difícilmente conocen en su forma última y cuyo funcionamiento, si tienen uno a la vista, consideran mágico.

Ni qué decir de compensaciones por accidentes de trabajo: una prensa aplastó la mano de un obrero de Foxconn, empresa que no le dio ningún tipo de subvención médica y que cuando descubrió que su extremidad ya jamás funcionaría, simplemente lo despidió. El hombre formaba parte de la producción de carcasas metálicas para iPad, pero lo mismo pasa con aquellos obreros a quienes se les atrofian los miembros por realizar la misma tarea una y otra vez, 12 horas al día, durante años y años, o, por poner un ejemplo concreto, el de quienes utilizan hexano para limpiar la pantalla del iPhone porque esta sustancia se evapora mucho más rápido que otras, con lo cual la producción es más rápida, sin considerar que el hexano es una neurotoxina probada que afecta las manos hasta provocar un temblor incontrolable.

Y, desgraciadamente, la lista de infortunios podría continuar. O no. Porque no se trata de un problema de fortuna. Es uno total, despiadadamente racional, de causas y consecuencias premeditadas y cognoscibles. Es sumamente ingenuo pensar que los directivos de Apple, Steve Jobs incluido, no están o estuvieron enterados de estas condiciones en que se fabrican sus productos. Tan lo están que dicho entorno forma parte importante de sus ganancias.

Sin embargo, como bien apunta Henry Blodget en Business Insider, los dividendos de Apple son tantos y tan cuantiosos que bien podría permitirse mejorar las condiciones laborales de los obreros que están en la base de su riqueza, sin por ello comprometer su competitividad ni su provecho económico. Blodget habla incluso de fabricar iPhones y iPads bajo en un marco estadounidenses de leyes laborales.

Apple, sin embargo, podría argumentar que este no es problema suyo sino de empresas como Foxconn que tienen a sus obreros en semejante esclavitud. Y es que justamente ese es uno de los núcleos del problema: que la riqueza de Apple no es suya solamente, que aledañas se encuentran otras corporaciones que se pelean encarnizadamente las migas que caen de ese banquete, que como Foxconn hay cientos o miles de empresas dispuestas a realizar las mismas labores en condiciones incluso, si esto es posible, más ínfimas que las relatadas ahora.

Entretanto, ahí están miles de compatriotas de estos obreros, hacinados en tropel frente a las vitrinas de los establecimientos que ofrecen el nuevo iPhone, embriagados por ese extraño, incomprensible encantamiento que vuelve a los productos de Apple aparentemente irresistibles y a sus consumidores autómatas que no descansan hasta tener en sus manos el último de sus gadgets —que nunca es realmente el último.

Fuente: PijamaSurf 

Etiquetado , , , , ,

El día que 2.700 ordenadores Apple, sin estrenar, terminaron en la basura

http://www.alpoma.net/tecob/?p=7556

El 30.11.12, en Obsolescencia, por

apple_lisa

El Apple Lisa fue puesto a la venta en 1983 con un precio de esos que da susto, pues 9.995 dólares de la época eran toda una pequeña fortuna. Lo de “Lisa” dicen que viene a cuento del nombre de la primera hija de Steve Jobs, que nació en 1978, aunque oficialmente es un acrónimo de Local Integrated Software Architecture.

El Lisa tenía su atractivo, era un ordenador adelantado a su tiempo, al menos si era comparado con el resto de máquinas de la competencia en el mercado doméstico o de oficina, un mercado que acababa de nacer. En retoño de Apple contaba con un novedoso ratón de un solo botón, heredero del célebre modelo original de Xerox de tres botones, disco duro de 5MB en algunas de las versiones más avanzadas y, cómo no, fue el primer ordenador personal comercial en contar con interfaz gráfica de usuario. Si unimos a todo eso una pantalla monócroma de 12 pulgadas y dos disqueteras junto a un diseño un tanto especial, porque parecía una televisión más que otra cosa, lo que tenemos es un aparato singular y, a la vez, extraño.

El ordenador Lisa no hubiera disgustado mucho en su forma de uso a las gentes que nunca han utilizado las líneas de comando, porque contaba con menús, ventanas, barras de desplazamiento y hasta papelera, de la misma forma a como todavía son entendidos hoy esos elementos de interacción con el usuario. Sencillamente, el Lisa era la leche, y además contaba con un arsenal de software realmente impresionante. Pero algo no marchaba bien. Los desarrolladores independientes de software no lo veían con buenos ojos, no era compatible con ningún otro ordenador de la época, lo que venía a ser casi lo mismo que decir que no tenía nada que ver con las tan extendidas máquinas de IBM y, para colmo, las disqueteras fallaban demasiado y tuvieron que ser renovadas al cabo de un tiempo.

Jobs había pensado en un ordenador de apenas 2.000 dólares, pero después del proceso de diseño, en el que curiosamente el propio Jobs fue apartado, el engendro acabó costando los casi 10.000 dólares que mencioné antes. Claro, por ese precio podías esperar toda una maravilla. Pues no, ni de lejos. Por ejemplo, el pobre microprocesador Motorola 68000 era demasiado lento para poder responder con agilidad a las necesidades del entorno gráfico. Además, al poco de salir al mercado, un insistente rumor acerca de un nuevo ordenador de Apple que era mucho más rápido y barato, que supuestamente iba a aparecer en el mercado en unos meses, terminó por convertir al Lisa en un dinosaurio imposible de venderse.

Para colmo, aunque no tenían interfaces gráficas, los ordenadores compatibles con MS-DOS comenzaron a proliferar y, por supuesto, sus precios eran de risa comparados con el Lisa. Así, los PC de IBM y los clones de un montón de marcas se comieron el mercado, con lo que Apple tuvo que retirar el Lisa a comienzos de 1985. En apenas dos años, se habían vendido menos de 80.000 ordenadores Lisa, mientras que los PC de IBM y compatibles reinaban con cientos de miles de unidades vendidas cada mes. En los almacenes de Apple quedaron los Lisa supervivientes, sin ser siquiera estrenados, olvidados como trastos viejos, hasta que un día de 1989 fueron enviados a un basurero de la localidad de Logan, en Utah, donde terminaron sepultados.

apple_lisa_2
Un Apple Lisa asoma entre los restos de sus compañeros en el vertedero de Logan, durante el proceso de destrucción de 2.700 unidades en septiembre de 1989. Fuente: Herald Journal / USU Special Collections.

Pero, ¿por qué terminaron en el vertedero de Logan aquellas 2.700 máquinas? Al parecer, una empresa local de venta de ordenadores, Sun Remarketing, había llegado a un acuerdo con Apple para comercializar varios miles de Lisa revisados y actualizados a un precio “moderado”, apenas 4.000 dólares. Véase que lo de “moderado” es cosa de guasa, porque también era toda una fortuna. Al final, el producto era imposible de ser colocado en el mercado, por lo que Apple decidió enviar los ordenadores desde el almacén hasta el vertedero. Con la operación la compañía se ahorró un montón de dinero en impuestos y en gastos de almacenaje. Fueron 22 los envíos en camiones de basura hasta completar la operación, mientras guardias de seguridad vigilaban para evitar que se salvara ni un solo Lisa. Muchos lugareños se acercaron al cabo de unos días al vertedero para intentar conseguir un Apple Lisa, pero descubrieron que, además de haber sido sepultados con eficacia, todos estaban triturados.

_____________
Más información:

Imagen superior: Apple Lisa, fotografía de Rama & Musée Bolo. CC-By.

Etiquetado ,

Apple to Help Pay Costs of Improving Foxconn Factories

http://abcnews.go.com/Technology/apple-pay-costs-improving-foxconn-factories/story?id=16320668#.UDydBiNsE7A

VIDEO:

Apple to Help Pay Costs of Improving Foxconn Factories

VIDEO: Bill Weir takes an in-depth look into the factory that makes Apple products.

Foxconn Survey Reveals Labor Violations
May 10, 2012

In late March, Apple’s Foxconn supplier in China promised to reduce workers’ hours and stabilize their pay in response to the Fair Labor Association’s audit of the company. Apple supported the decisions, and in a statement released at the time said it shared the “goal of improving lives and raising the bar for manufacturing companies everywhere.”

Today, it is being reported that Apple and Foxconn will share the costs to make the sweeping changes to the factories and assembly lines. Foxconn CEO Terry Gou told reporters, including Reuters, in China that Apple “sees this as a competitive strength along with us, and so we will split the initial costs.”

VIDEO: Bill Weir takes an in-depth look into the factory that makes Apple products.
ABCNEWS.com
View Full Size
Foxconn Survey Reveals Labor Violations Watch Video
Apple’s Chinese Factories: Exclusive Watch Video
Apple’s Controversial Supplier Foxconn Watch Video

In response to the FLA report in March Foxconn agreed to comply with FLA standards, which included better hours and more stable pay for workers. In order to do that Foxconn agreed to increase the numbers of workers to maintain the same level of output and not lower the income of workers because of the reduced overtime.

Foxconn also raised wages of workers by 25 percent in Febuary. But workers told the FLA that the wages still didn’t meet their basic needs. Subsequently, Foxconn promised to conduct a cost-of-living audit in locations near the factories. Additionally, Foxconn agreed to pay any worker retroactively who hadn’t received overtime wages they were rightly owed.

No details were given on how Apple and Foxconn might split the cost. Apple already financially contributes to bettering the environment at Foxconn, amongst its contributions is the Supplier Employee Education and Development (SEED) program, which aims to educate workers on local laws, their rights, and health and safety.

Apple wouldn’t comment further today to ABC News on Gou’s statements.

For more on working conditions at Foxconn, read ABC News “Nightline’s” exclusive reporting from inside the factory.

Etiquetado , , , ,

Els cost en vides humanes de produir un iPad a la Xina

http://www.ara.cat/premium/ara_tu/vides-humanes-produir-iPad-Xina_0_635336464.html

LA FÀBRICA DEL MÓN

Els treballadors denuncien l’explotació a les empreses que treballen per a Apple

Els cost en vides humanes de produir un iPad a la Xina

C. DUHIGG / D. BARBOZA

THE NEW YORK TIMES | Actualitzada el 27/01/2012 00:00

Els cost en vides humanes de produir un iPad a la Xina Els cost en vides humanes de produir un iPad a la Xina BOBBY YIP / REUTERS

L’explosió va fer tremolar l’edifici un divendres a la nit el maig de l’any passat: una potent deflagració va fondre el sostre de metall com si fos de mantega. Quan els treballadors que eren a la cantina van córrer a veure què havia passat, una columna de fum s’aixecava per sobre de la planta on es polien milers de carcasses d’iPad cada dia a Txengdu. Dues persones van morir i una desena van quedar ferides.

En l’última dècada Apple s’ha convertit en una de les companyies més exitoses, riques i potents del món, en part gràcies a la deslocalització dels seus processos de producció. Apple i els seus homòlegs d’alta tecnologia -així com desenes d’altres indústries americanes- han seguit un camí d’innovació gairebé sense precedents a la història moderna. Però tot i això, els treballadors que fabriquen iPhones, iPads i altres aparells ho fan sovint en condicions d’explotació, segons expliquen ells mateixos, els seus advocats i els informes publicats per les mateixes companyies.

Els problemes són molt variats i hi ha entorns de treball perniciosos i problemes de seguretat preocupants -sovint mortals-. Els empleats treballen més hores de les permeses, en alguns casos set dies a la setmana, i viuen en dormitoris plens de gent. Alguns expliquen que estan drets tantes hores que se’ls inflen les cames i no poden caminar.

Hi ha indicis que les empreses que manufacturen per a Apple han contractat nens per ajudar a fabricar els seus productes, que no tracten adequadament els residus perillosos i que falsifiquen els seus registres per amagar les pràctiques il·lícites, segons grups de denúncia independents.

Encara més: alguns fabricants que treballen per a Apple no es preocupen gens per la salut laboral dels seus treballadors. Fa dos anys 137 empleats d’un proveïdor d’Apple a l’est de la Xina van quedar ferits després d’utilitzar un producte químic nociu per netejar les pantalles dels iPhones. L’any passat dues explosions en només set mesos en factories d’iPads -incloent-hi la de Txengdu- van matar en total quatre persones i en van ferir una vuitantena. Abans de les explosions, Apple havia estat advertida de les penoses condicions de treball a Txengdu per un grup d’activistes.

La versió d’Apple

Però tot i això, els directius d’Apple, els d’ara i els anteriors, afirmen que la companyia ha fet en els últims anys passos decidits per millorar les condicions de fabricació dels seus productes. Apple té un codi de conducta per als proveïdors que detalla les condicions mínimes dels torns, aspectes de seguretat laboral i altres qüestions. La companyia ha llançat una campanya d’auditories i quan descobreix un abús, segons diu, exigeix una correcció immediata.

Però encara hi ha problemes significatius. Més de la meitat dels proveïdors auditats havien violat almenys un aspecte del codi de conducta cada any des del 2007, segons els informes d’Apple, que va declinar respondre directament a cap qüestió relacionada amb aquest article.

“Apple només es preocupa d’incrementar la qualitat del producte reduint-ne el cost de producció”, explica Li Mingqi, que fins a l’abril va treballar en la gestió de Foxconn Technology, el proveïdor més important d’Apple. Ell coneix perfectament la factoria de Txengdu on els treballadors fabriquen el producte estrella: l’iPad. Amb torns durant les 24 hores, 120.000 treballadors fan anar la cadena de muntatge. I als murs de la factoria, un advertiment pintat ben gros: “Esforça’t a la feina avui o esforça’t per trobar una feina demà”.

Etiquetado , , ,