Archivo de la etiqueta: Basura/Rubbish

Cómo el copyright puede hacer un tractor obsoleto

Cómo el copyright puede hacer un tractor obsoleto

Algunos productos de hardware se quedan obsoletos debido al software que llevan aparejado, pero los fabricantes ponen trabas para que los usuarios entren en sus productos con el fin de actualizarlos

Ocurre con un iPhone, pero también con un tractor. Para dotar de nueva vida al hardware la colaboración del fabricante es necesaria

Cómo fue el caso del jailbreak y Apple y qué piden ahora John Deere, BMW y otros fabricantes a la Oficina de Copyright en Estados Unidos

El Gobierno aprueba los últimos decretos de aplicación de la PAC para 2015-2020

John Deere es el nombre del mayor fabricante de maquinaria agrícola a nivel mundial. Podría ser el de cualquier ciudadano corriente de origen anglosajón, de hecho fue el nombre del fundador de la compañía, de profesión herrero, que emigró a Illinois en busca de mejor fortuna. La encontró y casi dos siglos después la empresa que creó domina su sector.

Los tractores y en general la maquinaria agrícola son productos con una vida útil longeva pero también muy costosos. Para un agricultor la compra de uno de estos vehículos es una inversión, que tratará de amortizar al máximo en los siguientes años. Asimismo intentará alargar la vida útil de su inversión, para lo que necesitará hacer reparaciones. Y aquí es donde entra en juego la petición que John Deere hizo recientemente a la Oficina de Copyright de Estados Unidos.

El documento enviado a las autoridades estadounidenses en materia de propiedad intelectual afirma que los clientes que compran sus vehículos reciben “una licencia implícita” para usar el software que contiene el tractor o la cosechadora. Esta licencia permanece vigente durante la vida útil del producto, según apunta el documento, y no permite que el usuario tenga la propiedad del software, solo derecho a su uso. Dada la creciente cantidad de software que contienen los vehículos, sin que los de tipo agrícola sean una excepción, este aspecto resulta fundamental para alargar su vida útil.

Alargar la vida útil gracias al software

Sin software, un smartphone no sería “smart” ni “phone” y un tractor moderno tan solo es una robusta pieza de ingeniería que no se puede encender. Los fabricantes de productos donde el software es esencial restringen las actualizaciones, de manera que con el paso de los años los dispositivos más antiguos no pueden instalar las nuevas versiones del sistema operativo o del firmware.

Ocurre con los iPhone, pero también con los dispositivos Android, pues los fabricantes versionan el sistema operativo, con lo que cada actualización del mismo tiene que pasar antes por sus manos para que sus terminales puedan instalarla. Sin nuevas actualizaciones el hardware se empieza a quedar obsoleto, aunque aún despliegue un buen rendimiento. A algunos se les podría alargar su vida útil introduciendo en ellos otro tipo de software más ligero, pero para esto es necesario acceder a las tripas del dispositivo.

Una herramienta de BMW ayuda a resolver un problema de mecánica difícil, pero la compañía no la ofrece a talleres y su propiedad intelectual impide que nadie construya algo parecido. El problema solo se soluciona en la planta de reciclado de BMW, por la que pasan 6.000 coches al año en comparación con los 1,8 millones que la firma vendió en 2012.

Por una simple cuestión de negocio, los fabricantes no piensan en alargar la vida útil de sus dispositivos, al contrario, cuanto más cortos sean los ciclos de renovación de producto mayores serán sus ventas. De ahí que se pongan trabas para acceder al interior de un dispositivo. En electrónica algunas marcas como Dell, HP y Lenovo ofrecen sus manuales de servicio abiertamente. En cambio, otras como Apple, Acer o Sony no permiten el acceso a sus manuales de servicio, reparación o mantenimiento. Si estos se filtran, las compañías hacen uso de sus derechos de propiedad intelectual para sacarlos de la Red.

Con una palabra que significa literalmente “fuga de la cárcel” se denomina al proceso de “destrabar” un iPhone u otro dispositivo de Apple, es decir, suprimir algunas de las limitaciones impuestas por este fabricante en dispositivos que utilicen el sistema operativo iOS mediante el uso de kernels modificados. Tras un jailbreak, el usuario puede acceder por completo al sistema operativo, descargar aplicaciones que no estén disponibles en la tienda oficial sin dejar de poder hacer uso de todas las funciones del dispositivo.

Apple llegó a afirmar que el jailbreak era ilegal en Estados Unidos porque contravenía el DMCA (Digital Millenium Copyright Act), pero la Electronic Frontier Foundation preguntó a un regulador federal si esto era realmente así. Un año y medio después se obtuvo la respuesta: hacer jailbreak al iPhone es legal en Estados Unidos, aunque Apple anunció que puede violar la garantía.

El móvil se convierte en un dispositivo médico

En el caso de los smartphones la conexión entre el software y el alargamiento de la vida útil del hardware se ve más directamente. Pero este nexo también existe con los tractores o con los coches. Este tipo de productos se podrían reutilizar más de lo que lo hacen, pero para ello serían necesarias técnicas de ingeniería inversa y el desbloqueo de los sistemas digitales.

Parar reparar estos vehículos, donde la vertiente digital ha adquirido una gran importancia, se necesita tener acceso a los códigos de diagnóstico y los esquemas de los circuitos. Se trata de información que los fabricantes mantienen en secreto. Tampoco ofrecen las piezas de reparación ni las herramientas, de software propietario, que ayudarían a la arreglar los vehículos.

En The Guardian expusieron el caso de una herramienta desarrollada por BMW que ayuda a resolver un problema de mecánica difícil de manejar. Pero la compañía no la ofrece a talleres y su propiedad intelectual impide que nadie construya algo parecido, con lo que este problema mecánico solo se soluciona en la planta de reciclado de BMW, por la que pasan 6.000 coches al año en comparación con los 1,8 millones que la firma vendió en el ejercicio de 2012.

El DMCA como guía

En Estados Unidos, el Digital Millenium Copyright Act entró en vigor en 1998 para legislar un campo borroso entre el hardware y el software. En esta ley se han amparado las compañías para afirmar que los consumidores no poseen el software de sus productos sino solo una licencia de uso. Algunas empresas han utilizado esta normativa para evitar que se modifique el software de sus productos, ya sean estos una tableta o un tractor.

Y es que para modificar el software muchas veces hay que copiarlo, para lo que a su vez hace falta romper la seguridad de los productos. De esta manera, cualquier hacker que lo haga está violando la legislación de copyright. El sector de la electrónica es solo uno de ellos: los coches y, como ha pedido John Deere, también la maquinaria agrícola podrían regirse por estas normas.

Son varias las marcas que han realizado peticiones similares a las de John Deere, que la Oficina del Copyright de Estados Unidos tendrá que resolver en el mes de julio, definiendo qué dispositivos se pueden modificar y cuáles no.

Por el momento, la inversión de 100.000 dólares que hizo Kerry Adams, un agricultor de California, en dos máquinas transplantadoras, se ha volatilizado. Las máquinas están rotas y sin una herramienta de diagnosis adecuada se antoja imposible la reparación. La suya es solo una historia individual.

Etiquetado , , ,

Repartirse el mercado de la basura sale barato

https://www.diagonalperiodico.net/global/25546-competencia-impone-peaje-ridiculo-grandes-constructoras-por-repartirse-mercado-la

Competencia ha impuesto una multa de casi 100 millones de euros a las grandes constructoras que se obtuvieron las concesiones.

F. Fafatale

Las grandes constructoras se llevan repartiendo el mercado de la basura durante más de una década. Esto ha provocado que Competencia les haya impuesto una multa de casi 100 millones de euros, 72 de los cuales recaen sobre las cinco mayores: Urbaser (ACS), FCC, Cespa (Ferrovial), Valoriza (Sacyr), y Saica. La sanción supone tan sólo el 3% del total de los beneficios de las empresas investigadas, aunque el regulador no niega que el perjuicio económico podría ser mayor.

“El 3% de la cantidad facturada es un peaje ridículo. No es una sanción ejemplarizante, sino más bien al contrario. Esto se puede seguir haciendo, que no pasa nada”, valora Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

El expediente abierto por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) a 39 empresas y tres asociaciones de gestión de residuos y saneamiento urbano revela que el llamado cártel de la basura se repartía el pastel a través de prácticas prohibidas tales como intercambiar información comercial sensible, firmar pactos de no agresión, manejar precios, etc. También utilizaba a las asociaciones sectoriales para someter al resto de empresas bajo las mismas prácticas.

Madrid ha sufrido en un solo contrato infracciones por valor de 542 milones de euros. Se trata del de los residuos urbanos sólidos de la periferia, en el que FCC, Cespa y Urbaser firmaron un acuerdo para coordinarse de cara a una licitación un 35% superior al servicio que ya prestaba FCC, que quedó desierta. La CNMC destaca que en numerosos casos las prácticas infractoras impactan con fuerza en el contribuyente, que sufraga estos servicios con sus impuestos.

Desde Facua se hace un llamamiento a que cada administración pública afectada, “por dignidad y respeto”, rompa los contratos y excluya a estas empresas. “Lo que ha ocurrido debería tener consecuencias y los partidos tienen que pedir explicaciones”, insiste Rubén Sánchez. En su opinión, “si se probara que ha habido sobornos a políticos, la gravedad sería mucho mayor”. Sin embargo, el regulador no ha derivado a lo Penal ninguna pieza del expediente y niega haber detectado relación con tramas de corrupción.

“No hay que olvidar que el sector de la construcción [constructoras e inmobiliarias] es, junto al financiero, el gran responsable de la gran estafa de la burbuja inmobiliaria“, recuerda Sánchez, quien advierte que las mismas empresas operan también en muchos otros nichos de mercado sensibles, como la gestión del agua. Según su experiencia, la fórmula de las concesiones se resume así: “Cuanto menos transparentes, más sospechosas”.

Etiquetado , , , , ,

Cartoneros, los “Juanitos” del siglo XXl

http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/Cartoneros-Juanitos-siglo-XXl_0_1303669636.html

Sociología. La muestra de Berni sobre Juanito Laguna en el Malba, permite repasar la percepción social a través del tiempo de quienes recolectan residuos.

Con la creación de Juanito Laguna, entre las décadas del 60 y del 70, Antonio Berni se aboca al período más innovador y provocativo de su obra, tanto en lo referente a las técnicas utilizadas para sus composiciones como a los temas elegidos y a los materiales puestos en juego para su representación. Y aquí se destaca un aspecto clave: el lugar que ocupa en la sociedad la práctica económica del cirujeo y su relación con la percepción social de los desechos. Algo que todavía se puede ver en la exhibición en el Malba: Antonio Berni: Juanito y Ramona , centrada en los dos personajes más emblemáticos y entrañables de su obra.

Juanito Laguna es, entre otras cosas, un niño ciruja: recupera con su bolsa residuos del basural, como vemos en Juanito ciruja , para luego –suponemos– venderlos y ganar unos pesos. En las últimas dos décadas, y en particular desde la crisis del año 2001, esa actividad económica tuvo un notable desarrollo en nuestro país acompañando el aumento de la desocupación. Ese desarrollo fue, a su vez, seguido de nuevas formas de nombrar a quienes realizan esa tarea: los términos cartoneros y, en menor medida, recuperadores urbanos, prácticamente desplazaron al tradicional mote de cirujas. Dado lo habituados que estamos actualmente a cruzarnos con estos recuperadores de residuos en nuestros recorridos por la ciudad, es frecuente encontrarse con comparaciones que tienden a interpretar la obra de Berni a la luz de nuestro presente, o en sentido inverso, a pensar a los cartoneros de hoy como en los “juanitos del siglo XXI”.

Sigue leyendo

Etiquetado , ,

Discard Studies Compendium

http://discardstudies.com/discard-studies-compendium/

Discard Studies Compendium

The Discard Studies Compendium is a list of critical key terms. In the past few years there has been both a resurgence of approaches to studying waste and wasting as well as an interest in the potential of waste to build interdisciplinary bridges of relevance to pressing questions of our time.

This list is critical in the sense that it comes out of methods in the humanities and social sciences that contextualize the problems and systems that are not readily apparent to the invested but casual observer. Our task is to trouble the assumptions, premises and popular mythologies of waste. Waste and pollution are the material externalities of complex cultural, economic, and political systems, and solutions need to address these wider systems rather than fall to technological or moral fixes that deal with symptoms rather than origins of problems.

This online version of the Compendium is the initial step of a larger project that aims to create a print version with a comprehensive list of terms. The greyed out terms in the chart are a small sample of an expanded future list. If you would like to contribute terms to the online or print version of the Compendium, please email Max Liboiron at m.liboiron@neu.edu.

The Discard Studies Compendium is a project by Max Liboiron, Michele Acuto, and Robin Nagle.

Core Concepts Methodologies Critical Histories
Abjection Humans-as-waste Solid waste management Materiality Actor-Network Theory Disposables
Camp Legal issues in waste Waste flows Nuisance Follow-the-thing Incinerators
Cottage-Industrial pollution Neoliberalism Waste-to-energy Ruins Life-cycle Analysis Landfills
E-waste Nuclear wastelands Body burden Sacrifice zones Media Archaeology Pollution
Environmentality Nutrient rifts Dirt Sinks Political Economy Recycling
Garbage Patch Sacred waste Freeganism Throwaway society Science and Technology Studies Scrapyards
Hoarding Segregation Industrial ecosystem Waste regime Visual Art Wastelands

Sigue leyendo

Etiquetado , , ,

La recogida de basura puerta a puerta es rentable

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/12/28/catalunya/1388251406_644615.html

El sistema aumenta los ingresos por material reciclado y reduce los costes en incineradoras

106 municipios dejan de utilizar contenedores

Recogida de basuras puerta a puerta en Matadepera. / cristobal castro

Recomendar en Facebook 1.256
Twittear 258
Enviar a LinkedIn 12
Enviar a Tuenti Enviar a Menéame Enviar a Eskup

Enviar Imprimir Guardar

Es el día de Nochebuena y los vecinos de Vilablareix (Gironès) tienen que cambiar sus hábitos, y no solo por los ágapes navideños. Para minimizar molestias a los ciudadanos y los trabajadores del servicio de basuras, el alcalde del municipio, David Mascort (ERC), ha decidido cambiar a las tres de la tarde el horario de recogida de residuos. Un día normal los habitantes del pueblo tendrían que haberlo hecho entre las siete y las ocho. “No pasa nada, solo tienes que amoldarte un poco”, explica Maria Àngels, vecina del pueblo.

Es martes y hoy toca sacar a la puerta de casa los envases. Cada día de la semana tiene asignado un tipo de residuo: orgánicos, papel y cartón, residuos no aprovechables (RESTA) y envases. Y los pañales, todos los días. Este municipio, junto con Olost (Osona), ha sido el último de los 106 ayuntamientos —Cataluña tiene 946— que han implantado el sistema de recogida de residuos puerta a puerta. Este modelo se basa en la recogida selectiva de los residuos en el que los ciudadanos son los encargados de separarlos. Pero en lugar de depositarlos en contenedores lo hacen en frente a su casa de acuerdo con un calendario y horario establecido por los ayuntamientos.

Vic, el gran paso

Muchas voces aseguran que el sistema puerta a puerta no es apto para municipios de más de 20.000 habitantes. Montse Cruz, comisionada técnica de la Asociación de Municipios Catalanes para la Puerta a Puerta, lo rechaza. Cruz pone habla de Bruselas y Milán como ejemplo de que el sistema es extrapolable a grandes ciudades. En el horizonte se vislumbra una posibilidad: Vic. A pesar de tener poco más de 40.000 habitantes, la capital de Osona es la esperanza de los defensores del sistema. “Si se demuestra que en Vic funciona, otras ciudades como L’Hospitalet o Badalona podrían animarse a instaurarlo”, afirma Cruz.

Vic trabaja desde octubre de 2010 en la implantación del sistema. Según los estudios previos, el Consistorio prevé ahorrar 130.000 euros en el sistema global de gestión de residuos si cambia el sistema de contenedores el próximo año y aumenta de 18 a 25 el número de trabajadores en la recogida de basuras. El Consistorio asegura que los contenedores están envejecidos, por lo que habría que repararlos o renovarlos en breve. Asimismo, los depósitos subterráneos sufren demasiado desgaste y el coste de mantenerlos es muy elevado.

Desde el Consistorio son precavidos. En enero tienen la primera consulta ciudadana y prefieren mantener el silencio hasta entonces. Pero los datos que manejan demuestran que además del beneficio económico, el municipio reciclará mejor. La previsión para 2014 con el sistema de contenedores prevé que la mitad del material que se recoja vaya directo al vertedero, mientras que con el puerta a puerta aseguran que se reduciría hasta el 27%.

En Vilablareix desaparecieron los contenedores de las calles el pasado octubre. “Después de ver cómo funcionaba el antiguo sistema, queríamos mejorar el sistema de recogida así que decidimos que había que cambiar de modelo”, argumenta Mascort alcalde del pueblo por ERC. Desde entonces, los cerca de 2.500 habitantes del pueblo dejan sus bolsas de residuos en la puerta de su casa en vez de depositarlas en los ya extintos contenedores municipales. Ya son más de 300.000 los catalanes que han tenido que adoptar este nuevo hábito. Un crecimiento cimentado desde el año 2000, cuando Tiana, Tona y Riudecanyes dieron carpetazo a los contenedores.

Los detractores del puerta a puerta aseguran que el sistema tiene muchos inconvenientes como la excesiva responsabilidad de los ciudadanos en el reciclaje, el cambio de hábitos, el almacenaje de los residuos en casa y, sobre todo, el alto coste de recogida. Pero un estudio reciente de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), órgano dependiente del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, revela que el coste global de gestión por habitante del puerta a puerta (68,4 euros) es “igual o incluso menor” que el de acera (69,4 euros).

En Vilablareix la adopción del nuevo sistema más barato va a dar una alegría en los bolsillos de los vecinos. Mascort avanza que el próximo año la tasa de basuras se reducirá un 3,5%. “La recogida es más cara con el nuevo modelo, pero obtenemos muchos más ingresos y reducimos otros gastos. Al final es rentable”, explica el alcalde. En 2012 el municipio envió más de 650 toneladas de residuos al vertedero y por cada una de las cuales pagó algo más de 57 euros. “Con los datos de los dos primeros meses del puerta a puerta, el próximo año prevemos enviar solo 80 toneladas, y no sabemos aún a qué precio estará la tasa de vertederos”, avanza Mascort. Desde su llegada a la presidencia de la Agencia Catalana de Residuos, Josep Maria Tost ha insistido en la necesidad de aumentar esta tasa que grava los residuos de rechazo, producidos por una deficiente recogida selectiva.

Otro de los factores que hacen mejorar la rentabilidad del sistema puerta a puerta, aseguran los ayuntamientos, es la “mejor calidad del material reciclado”, lo que aumenta sus ingresos. La Generalitat fija el precio del material reciclado en relación con la cantidad de impropios que contenga. Así, una tonelada de vidrio se venderá más barata cuantos más materiales extraños tenga. Mascort afirma que el pueblo cobra ahora un “15% más cara” la tonelada enviada a las empresas de reciclaje.

Matadepera ha logrado que la recogida selectiva de residuos alcance el 95%

El sistema puerta a puerta, además de un menor coste económico, supone también un alivio para el medio ambiente. Tost ya ha avanzado que el plan de residuos de Cataluña para 2020 prevé alcanzar un 60% de residuos recogidos de forma selectiva, lejos del 39% del pasado año.

Blanes (Selva) es el municipio más grande —40.000 habitantes— que ha aprobado el modelo puerta a puerta. Su alcalde, Josep Marigó (PSC), asegura que, aunque solo se implantó a una cuarta de la población, esta generó solo el 10% de los residuos enviados a los vertederos y separó correctamente el 43% de desechos los orgánicos del municipio. “Tiene mejores niveles de reciclaje, en los barrios donde funciona el modelo ya hemos superado el 70%. Nunca pensamos que alcanzaríamos estas cifras, unos resultados tan buenos, ya que en el resto del municipio no llegan a la mitad”, sentencia Marigó. Pero en otros municipios estos resultados se han superado. Los datos del Ayuntamiento de Matadepera revelan que en el municipio la recogida selectiva alcanza el 95%.

Los críticos del sistema puerta a puerta aseguran que “esclaviza” a los vecinos

“En poco tiempo ya se obtienen resultados”, asegura el alcalde del Vilablareix. En dos meses, el municipio ha triplicado la tasa de recogida selectiva. “Cambiamos el sistema para mejorar el reciclaje y lo hemos conseguido por encima de nuestras expectativas”, se felicita Mascort, que advierte que para adoptar el sistema puerta a puerta “hace falta un amplio consenso social y político”. A este consejo se suma Montse Cruz, comisionada técnica de la Asociación de Municipios Catalanes para la Puerta a Puerta: “La sociedad en ocasiones tiene miedo de cambiar, por eso es necesario hacer campañas de concienciación y educación”.

El presidente de la consultora medioambiental Eunomia, Dominic Hogg, advierte de que “las tasas sobre los vertederos tiene efecto sobre la calidad del reciclaje aunque no tanto sobre la reducción de generación de residuos”. Según los datos que manejan los ayuntamientos que han instaurado el puerta a puerta, en dos años se reduce en cerca de un 15% la generación de residuos.

La implantación de este sistema ha causado revuelo político en alguno de los municipios. Vilassar de Mar (Maresme) adoptó el sistema en 2003 cuando estaba gobernada por PSC y ERC. Cinco años más tarde, CiU ganó las elecciones municipales con la vuelta al contenedor como bandera. “El puerta a puerta hace de los ciudadanos esclavos de la basura”, asegura Joaquim Ferrer, alcalde de la localidad, quien reveló que las cifras de reciclaje llegaron como máximo a un 56% durante cinco años. Ferrer llegó a visitar en 2010 Usurbil, municipio de Guipuzkoa en el que Bildu instaló el sistema, para hacer campaña contra el puerta a puerta. “Pedimos no politizar este modelo, no debe haber reproches”, asegura Cruz.

Etiquetado , ,